Cómo dejar de ser dependiente emocional

¿Cómo dejar de ser dependiente emocional?

Los seres humanos estamos hechos para relacionarnos. La necesidad de afecto y relaciones sociales es una característica en cualquier persona. Sin embargo, cuando esta necesidad es excesiva e impide que una persona tome sus propias decisiones o deje las riendas de ciertas parcelas de su vida en manos de otra persona con la que mantiene una relación, entonces hablamos de la existencia de dependencia emocional

Si estás leyendo este artículo o en alguna ocasión te has preguntado cómo dejar de ser dependiente emocional, déjanos felicitarte. En el mundo de las emociones, el primer paso para superar ciertos problemas o patrones emocionales y psicológicos es reconocer que existen o que los padecemos. Por lo tanto, ya has hecho lo más difícil. 

En cualquier caso, sigue leyendo este artículo que hemos preparado desde Aila Psicología porque aprender más sobre lo que significa ser dependiente emocional y las posibles causas, además de algunos consejos, seguro que te serán de gran utilidad para dejar de ser una persona con dependencia emocional.

¿Qué significa ser dependiente emocional?

La dependencia emocional es un patrón psicológico caracterizado por una serie de conductas o comportamientos de subordinación afectiva o sentimental respecto a otra persona con la que se mantiene una relación personal. 

Si bien la dependencia emocional siempre se suele relacionar con una relación de pareja u amorosa, también cabe destacar que se puede ser dependente emocional de un familiar o amistad, por ejemplo. 

Una persona dependiente emocional necesita que la persona de la que depende asuma la responsabilidad en aspectos vitales. Además, suelen tener problemas para tomar decisiones, sienten temor ante la separación, siente miedo ante la posibilidad de quedarse solo porque tiene asumido que no es capaz de cuidar de sí misma, etc. 

En general, la persona con dependencia emocional siente que su relación con otra persona es lo más importante que hay en su vida, por lo que su bienestar emocional, y también su autoestima, no dependen de sí misma, sino de otra persona. Evidentemente, esta situación de dependencia tiene consecuencias negativas para la salud y el bienestar de la persona dependiente porque, entre otros aspectos, deja sus necesidades en un segundo plano y se anula, pensando antes en su pareja, familia o amistad.

¿Cómo saber si eres dependiente emocional de tu pareja?

Si te has sentido identificado con alguna de las características del dependiente emocional, quizás seas una persona emocionalmente dependiente. Pero si quieres saberlo con más certeza, estos son algunos de los síntomas que deben ponerte en alerta:

Cómo saber si eres dependiente emocional de tu pareja

Si alguna vez has pensado o dicho frases como: “no puedo vivir sin él” o “si me deja, me muero”, podríamos estar ante un caso de dependencia emocional porque no puedes disfrutar ni ser feliz si la relación se termina. 

Estar obsesionado con alguien es otro síntoma de dependencia emocional. A menudo, esta sintomatología se refleja en situaciones o hecho como necesitar tener contacto continuo mediante llamadas o mensajes, querer saber dónde o quién está siempre la otra persona, etc.

A menudo la persona dependiente suele idealizar a su pareja, a quien considera una persona perfecta y maravillosa, sin aristas o aspectos negativos. Alguien que no comete errores ni se equivoca. Todo ello, contribuye además a que la persona dependiente también se sienta inferior, infravalorando sus cualidades porque considera que las de su pareja son mucho mejores. 

Por último, hay casos en los que la dependencia emocional va ligada a otros niveles de dependencia, como la económica o la doméstica. Es decir, la persona dependiente no tiene capacidad económica para mantenerse por sí sola y ser autónoma o por ejemplo asuma todas las tareas domésticas. 

Estos son algunos de los principales síntomas de la persona dependiente. Sin embargo, te recomendamos no precipitarte y acudir a un especialista para analizar tu situación emocional, verificar si eres una persona dependiente emocional y comenzar una terapia para ser una persona autónoma, con confianza y seguridad en ti misma y, lo más importante, que tomes las riendas de tu vida.

Terapia para trabajar en tu autodependencia emocional

Para dejar de ser dependiente emocional de tu pareja o de cualquier otro familiar o amistad, el primer paso es reconocer dicha dependencia. A partir de ahí, hay algunos recursos que se pueden trabajar de forma individual para recuperar la autoestima, autonomía e independencia que te convertirá en una persona sin dependencia emocional. 

Algunos de los pasos o consejos para superar la dependencia emocional son:

Todas estas recomendaciones son aspectos básicos que trabajándolos poco a poco te ayudarán a dejar de ser dependiente emocional. Sin embargo, si crees que tu dependencia o vínculo con la otra persona es muy fuerte y necesitas apoyo, contar en Aila Psicología podemos ayudarte. Juntos trabajaremos en todos los aspectos mencionados, y muchos más, para que tengas la valentía que necesitas para superar la dependencia emocional, además de revisar tus creencias sobre el amor, las relaciones, etc para desarrollar una personalidad más independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
¿Necesitas ayuda?