Qué es la distimia

Distimia: qué es y síntomas

La inmensa mayoría de personas se han sentido alguna vez tristes, apáticas, desganadas, con escasa ilusión… Lo más normal es que nos rehagamos de estas situaciones volviendo al día a día y la vida normal. Sin embargo, cuando ese estado de ánimo persiste, es posible que la persona esté sufriendo un trastorno del estado de ánimo conocido como distimia.

Hoy queremos explicaros qué es el trastorno de distimia, sus síntomas y causas, cómo es una persona con distimia y cuál es su tratamiento.

¿Qué es la distimia?

La sensación de que la melancolía se apodera de tu mente. Ese es el principal sentimiento relacionado con la distimia, un variante leve de la depresión que se caracteriza por largos períodos de tristeza. 

Se trata de un trastorno afectivo, considerado como “trastorno depresivo persistente”, que se mantiene por lo menos dos años en adultos y un año en adolescentes y niños.  En definitiva, es un “trastorno invisible” que hace que la persona que lo padece se sienta invadida por una tristeza y sufrimiento constantes durante todo el día o buena parte de él. 

Diferencias entre distimia y depresión

Aunque ambos pertenecen a los llamados trastornos del estado de ánimo y tienen cierta sintomatología común, es importante recalcar que la distimia y la depresión no son lo mismo

La principal diferencia está en la duración de los síntomas. En la distimia, el estado de ánimo depresivo y sus síntomas se dan la mayor parte del día y con bastante frecuencia durante dos años. En la depresión, la duración mínima de los síntomas es de dos semanas. Al mismo tiempo, los síntomas en la distimia son por lo general más leves o de menor intensidad que en la depresión. 

Además, los afectados por la distimia pueden llevar una vida normal y rutinaria, experimentar placer, etc. mientras que los pacientes depresivos les cuesta mucho más o se ven incapacitados en sus actividades cotidianas.

Diferencias con la tristeza normal

Tampoco debemos confundir la distimia con un episodio puntual de tristeza, sea más o menos intenso y largo de duración. No debemos olvidar que la tristeza normal, aunque no nos guste mucho, es una emoción básica que todos sentimos alguna vez en la vida, mientras que la distimia es un trastorno afectivo o trastorno del estado de ánimo crónico que aparece de forma continuada durante, al menos, dos años.

Síntomas de la distimia

Además del estado de ánimo depresivo, la melancolía y tristeza general, los principales síntomas que sienten las personas con distimia son:

Causas de la distimia

Como sucede muchas veces en el mundo de la psicología, existe cierta controversia sobre qué causa la distimia. Lo que sí está demostrado es que, al igual que la depresión mayor, puede involucrar múltiples factores, ya sean psicológicos, sociales o biológicos. Algunas de las causas que pueden derivar en este trastorno son:

  • Acontecimientos en la vida de una persona que le induzcan a un estado de ánimo deprimido (pérdidas de seres queridos, traumas, estrés, etc.).
  • Una continua visión negativa de sí mismo/a, del mundo o del futuro, o de no tener capacidad de controlar nuestra propia vida.
  • Déficit de serotonina, dopamina y/o noradrenalina en el sistema nervioso central.
  • Pueden influir también las modificaciones físicas en el cerebro, aunque su importancia es incierta.
  • Los cambios en la función y el efecto de estos neurotransmisores y cómo interactúan con los neurocircuitos que mantienen la estabilidad del estado de ánimo también pueden jugar un rol clave.
  • Posibles factores genéticos / hereditarios.

En definitiva, se considera el aislamiento social, los reveses puntuales de la vida y situaciones de estrés prolongadas como los principales causantes de la distimia.

Diferencias entre distimia y depresión

¿Por qué la distimia se mantiene en el tiempo?

La persona, ante este estado depresivo persistente, tiende a aislarse, a desinteresarse por lo que ocurre a su alrededor o evitar situaciones que podrían resultarles complicadas de afrontar. Además, presta una excesiva atención a todo lo negativo que ocurre en su vida. Esto, en su conjunto, las envuelve en un círculo vicioso que perpetúa la tristeza.

¿Tiene cura la distimia? ¿Cuál es su tratamiento?

La principal herramienta en el tratamiento de la distimia es la psicoterapia. De hecho, la tasa de eficacia de los tratamientos psicológicos, cuya finalidad es que la persona pueda lograr gestionar sus emociones, es alta.

Al respecto, abordajes como la terapia cognitivo-conductual que llevamos a cabo desde Aila Psicología, la activación conductual, la terapia grupal y la terapia interpersonal han mostrado su eficacia y utilidad para los estados depresivos vinculados a la distimia.

Además de acudir a un especialista en psicología, en ocasiones puede recomendarse apoyo farmacológico. Esto, unido a una mayor actividad, práctica deportiva, meditación, el acompañamiento y entendimiento familiar, cuidado de la alimentación, etc. son la base para combatir y liberar al afectado de sus síntomas

La distimia es una enfermedad desgastante y poco visible, por lo que si te sientes identificado con todo lo que hemos comentado en este post, no dudes en pedir ayuda psicológica y recibir un tratamiento personalizado y adecuado con Aila Psicología para poder despedirte de la tristeza que te invade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
¿Necesitas ayuda?