La esclavitud sigue arrollando a 40 millones de personas en el siglo XXI 

Por el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud es necesario reivindicar la necesidad de protocolos que traten las secuelas psicológicas de las víctimas

La vida, la libertad y la seguridad de las personas son derechos fundamentales los cuales se encuentran representados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) y se precisan en otros derechos como el de no ser esclavizado/a.

De forma universal, la esclavitud está reconocida como crimen de lesa humanidad.

persona, tenencia, gris, cerca de enlace, gente, mano, cerca, al aire libre, prisión, prisionero

Lo cierto es que, bien entrados en el siglo XXI, los datos continúan siendo alarmantes.

En 2016, según la Organización Internacional del trabajo (OIT), 40,3 millones de personas eran víctimas de la llamada esclavitud moderna.

Desglosando esta cifra según las estimaciones de la OIT encontramos que 24,9 millones estaban sometidos/as a trabajos forzosos y 15,4 millones en matrimonios forzosos.

La mujeres y niñas son las más afectadas y las que copan mayor porcentaje siendo el 99% de las víctimas de explotación sexual, así como el 84% de las víctimas de los matrimonios forzosos.

Hay que añadir que la esclavitud es uno de los objetivos de la trata de personas.

Ésta tiene como objetivo mediante el uso de violencia, abusos, engaños, amenazas o chantajes, explotar y aprovecharse de una persona sin el consentimiento de ésta.

Esta manipulación emocional provoca múltiples efectos y consecuencias en la salud mental de las personas sometidas a la esclavitud. Depresión, ansiedad o trastorno de estrés postraumático (TEPT) son algunos de los ejemplos a los que hay que sumar las ideas suicidas.

Cabe destacar que la probabilidad de sufrir estos trastornos se duplica en los casos en los que se han vivido restricciones en cuanto a movimiento o confinamientos  como forma de dominar a la persona mediante el aislamiento.

Con todo, el 2 de diciembre de 1949 se aprobaba el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena poniendo fecha al Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud.

El Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y niños de las Naciones Unidas únicamente insta a que cada Estado considere la posibilidad de destinar medidas sanitarias.

Así, por su conmemoración, es necesario reivindicar que los servicios de salud mental sean de aplicación obligatoria y sin excepción a todas aquellas personas víctimas de la esclavitud.

Aila Psicología, psicólogos profesionales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?