Sintomas de abuso infantil

Cómo saber si abusan de un menor: síntomas y señales de alerta

Los abusos sexuales a menores se han multiplicado por cuatro en la última década. Son datos extraídos de un estudio de la Fundación ANAR que revelan la importancia de prevenir y detectar posibles situaciones de abuso sexual infantil. 

Pero… ¿Cómo saber si abusan de un niño? 

Los estudios y denuncias de abuso sexual constantan que en la mayoría de casos el agresor forma parte del entorno social cercano de la víctima. Además, en muchas ocasiones no hay testigos o pruebas del abuso producido y, el menor, por miedo, vergüenza o desconocimiento, no cuenta lo que le sucede. 

En este contexto, es importante que los padres y familiares más cercanos tengan un conocimento básico sobre comportamientos preocupantes en niños que sufren abuso sexual. 

Conocer ciertas señales de alerta o síntomas facilita la detección de posibles casos de abuso, ayudar a la víctima y responder de la forma más adecuada. 

¿Qué es el abuso sexual infantil?

Hablamos de abuso sexual infantil cuando se produce una interacción sexual con o sin consentimiento del niño, incluso cuando el consentimiento se produzca por desconocimiento del menor, que no entiende que está siendo abusado sexualmente y se siente coaccionado por el agresor (una persona de la familia o del entorno cercano que se sirve de su confianza o autoridad para realizar estas prácticas sexuales sin consentimiento). 

En este contexto, se considera abuso sexual una práctica sin consentimiento en la que se ha producido violencia física o emocional e independientemente de si se produce una o en varias ocasiones y dentro o fuera del entorno familiar. 

Estos son algunos comportamientos que se consideran abuso sexual infantil:

  • Contacto físico: caricias, tocamientos, penetración, masturbación, etc. 
  • Exhibicionismo y/o voyeurismo: Observar o crear material pornográfico, observar a una persona desnuda mientras se masturba o tiene relaciones (ya sea en persona, o a través de fotografías o películas). 
  • Realizar comentarios con fines sexuales en persona, por móvil o Internet. Es decir, desde llamadas obscenas hasta conversaciones o mensajes lascivos. 
  • Grooming: Hacerse pasar por un menor para contactar con otra persona menor con propósitos sexuales. En estos casos el menor no suele percatarse de la suplantación de identidad hasta más tarde. 
  • Sexting: Distribuir fotografías o vídeos con carácter sexual. 
Consejos para prevenir los abusos infantiles

Síntomas o señales para saber si abusan de un niño

Saber si un niño está sufriendo abusos no es fácil, especialmente si no hay secuelas físicas, el menor no habla o quizás ni entiende que está siendo abusado porque no tiene conocimientos de naturaleza sexual. 

Es muy probable que un niño que ha sufrido abuso lo descubra, años después, al convertirse en adulto y ver que el sexo no tiene nada que ver con lo que había experimentado en la infancia o la adolescencia. 

Con todo, hay ciertas señales que de forma indirecta nos pueden hacer pensar que un niño está siendo abusado sexualmente. 

Señales físicas

Son las más evidentes y fáciles de percibir. Se consideran motivo de alerta para investigar donde está el origen de ese daño y si puede estar provocado por abuso sexuales

Algunas señales podrían ser: 

  • Dolor o picazón en el área genital, manchado de sangre, sangrado rectal,…
  • Mojar la ropa de cama (o que se dé con mayor asiduidad si ya sucedía antes).
  • Cambio en la higiene (falta o exceso de higiene).
  • Alteración del apetito (comer más o menos de lo habitual).
  • Tener pesadillas o problemas para dormir o para caminar o sentarse. 

Señales emocionales

Se trata de señales más difíciles de percibir a simple vista, pero que modifican la forma de ser o de actuar del menor y nos pueden dar indicios de abuso sexual infantil:

  • Estado de ánimo alterado o cambios repentinos de humor: inseguridad, ira, irritabilidad, miedo, llanto fácil, retraimiento, distracción en momentos extraños,…
  • Una respuesta defensiva ante el contacto físico o negatividad al realizar cierta postura. 
  • Rechazo a personas o lugares que antes frecuentaba o conocía. 
  • Dibujos, conductas o conocimientos sexuales inapropiados para su edad.
  • Negarse a hablar de un secreto con un adulto o niño mayor, hablar sobre un nuevo amigo que le supera en edad, que llegue a casa con dinero, juguetes u otro tipo de regalos sin razón… 
  • Pensar o tratar a su cuerpo como si fuera algo sucio o malo. 
  • Empeoramiento del rendimiento académico. 

¿Necesitas ayuda profesional?

Es posible que todas estas señales no sean drásticas, que sea una combinación de varias, que sean más sutiles…

De hecho, en la mayoría de los casos de abuso sexual, las víctimas no muestran síntomas de ningún tipo. Por ello, saber qué es natural y saludable en relación a la sexualidad de los niños y cómo son las etapas de dicho desarrollo también ayudará a la familia a detectar si se ha producido un abuso infantil. 

¿Qué hacer si hay sospechas de abuso infantil? 

En caso de observar algunas de las señales de alerta mencionadas, es recomendable:

  • Hablar con el menor para saber si le ha sucedido algo y que sienta que tiene confianza para hablar de ello sin miedo ni vergüenza. Puede que le lleve cierto tiempo ser capaz de hablar sobre lo ocurrido. 
  • Hablar con el doctor o el director del centro escolar si el menor presenta estas señales emocionales. 

Si la familia descubre o el menor revela que ha sido víctima de abuso sexual, hay que buscar ayuda rápidamente, llamando a la policia para presentar una denuncia y para que un profesional médico examine de inmediato al niño o la niña que ha sido abusado. 

También puede consultar con un experto en psicología infantil o un psicólogo experto en abusos sexuales para que el menor inicie una terapia que le ayude a superar la experiencia vivida. 

Abuso infantil: ¿por qué el niño no lo cuenta y cómo ayudarle?

Existen muchos motivos por los que un menor que ha sido abusado sexualmente no lo cuenta. Depende del suceso en sí mismo, de quién ha sido el agresor, si sucede de forma puntual o recurrente, de la personalidad del niño… 

Son muchos los motivos que influyen, pero lo más habitual es que el menor tenga miedo a las consecuencias de hablar, ya sea por parte de su agresor o de la familia. 

También puede tener miedo de ser acusado de complicidad. O se siente culpable y avergonzado. A veces, el silencio es una protección para no sentir rechazo ni ser estigmatizado. 

En este contexto, la mejor forma de ayudar a tu hijo o hija si ha sufrido abuso sexual es hablar del tema. Es importante que le pongas nombre al abuso o maltrato sufrido para que el menor también tenga una forma de explicar el abuso y sea capaz de responder si ha sufrido abuso sexual. 

Asimismo, es recomendable educar en la prevención de abusos sexuales, en este post te contamos cómo hacerlo.

1 comentario en “Cómo saber si abusan de un menor: síntomas y señales de alerta”

  1. Pingback: Consejos para Prevenir el Abuso Infantil » Aila Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

Scroll al inicio
¿Necesitas ayuda?