Datos sobre el Suicidio en España

Suicidios en España: una realidad latente en la que trabajar con psicología y prevención

No es muy habitual hablar en los medios de comunicación o las noticias sobre los suicidios en España. Parece un tema tabú, incómodo, que la mayoría prefiere mantener fuera de los focos. O así era hace décadas. Sin embargo, cada vez se habla más de salud mental y, por ende, también sobre los suicidios en España, una realidad latente que pone de manifiesto el malestar que siente la ciudadanía.

Según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los españoles no nos sentimos bien. He aquí algunos datos que lo demuestran:

  • El 41,9% de la población ha sufrido problemas de sueño desde el inicio de la pandemia.
  • El 38,7% se ha sentido cansado o sin energías.
  • Se han prescrito más del doble de psicofármacos que antes, especialmente ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño.
  • El 35,1% de los españoles admite que ha llorado en el último año y medio.

A todos los datos mencionados sobre estas líneas, hay que añadir uno que es especialmente preocupante: España se acerca «peligrosamente» a los 4.000 suicidios anuales: tras cada muerte hay 20 intentos fallidos.

Son cifras presentadas recientemente por varias entidades del sector sanitario en el marco de una jornada sobre depresión y suicidio en España. El año pasado, en 2020, 3.941 personas decidieron poner fin a su vida, es decir, un 7,4% más que en 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Y eso no es todo.

¿Hay relación entre la pandemia y el aumento de la tasa de suicidios?

Ansiedad, depresión, cansancio… Son algunos problemas relacionados con la salud mental que siempre han estado presentes en la sociedad pero que la pandemia parece haber acentuado. La pandemia ha dejado muchos contagios y fallecidos, más de lo que quisiéramos, pero a largo plazo también ha dejado huella en la salud. 

Si consultamos estudios internacionales, podemos ver que a nivel mundial los resultados son muy parecidos. La Psychiatry Research ha revelado el gran impacto que ha tenido la pandemia en nuestra salud mental, multiplicando los casos de ansiedad, depresión y estrés postraumático.

Con todo, evidentemente el suicidio no siempre está relacionado con el covid. Cada caso tiene sus circunstancias y particularidades. Puede haber otros motivos como, por ejemplo, haber sufrido abuso infantil

Tampoco el suicidio siempre está relacionado con algún tipo de trastorno mental. Es decir, no todas las personas que deciden acabar con su vida tienen un problema de salud mental. En este sentido, uno de los aspectos más importantes para prevenir el suicidio es que una persona con pensamientos suicidas tenga acceso a terapia o sesiones de psicología para adultos

terapia psicológica para adultos

Suicidio en jóvenes

Desde 2008, el suicidio se ha convertido en España en la primera causa de muerte no natural. Además, muchos de los suicidios son jóvenes de entre 15 a 29 años, por lo que en esta franja de edad, ya hay más muertes por suicidio en jóvenes que por accidentes de tráfico. 

¿Qué está provocando este aumento de suicidios en jóvenes? Como siempre decimos en Aila Psicología, cada caso es particular y personal. Sin embargo, en las consultas de terapia psicológica y en los centros médicos y hospitalarios se detectan cada vez más casos de problemas de salud mental en jóvenes relacionados con la actual situación social: dos años de pandemia, noticias negativas de forma constante, incertidumbre económica, desempleo, precariedad, falta de expectativas futuras, problemas de sueño,… 

Por otra parte, el aislamiento de los últimos años al que se ha visto sometida la sociedad en general, también ha repercutido en los más jóvenes. Si al principio estar en casa, conectado a Internet todo el tiempo que quisiéramos y sin horarios ni restricciones era incluso “positivo”, este aislamiento ha acabado provocando otros problemas emocionales o mentales como aburrimiento, apatía, insomnio o dificultad para concentrarse. 

Señales de advertencia 

Existen diferentes motivos por los que un adolescente o persona joven puede sentir la necesidad de suicidarse: desde antecedentes de maltrato físico o abuso sexual hasta trastorno por el consumo de sustancias o problemas psiquiátricos. Sin embargo, sí que existen ciertas señales de advertencia de suicidio, que pueden ponernos en alerta y detectar que un joven quiere acabar con su vida:

  • Hablar o escribir sobre el suicidio.
  • Amenazar con suicidarse.
  • Aislarse y evitar el contacto social.
  • Un aumento del consumo de drogas o alcohol.
  • Actuar de manera destructiva o arriesgada para su persona, por ejemplo, autolesionándose. 
  • Cambios de personalidad o en la rutina habitual, etc. 

En cualquier caso, si crees que tu hijo adolescente o algún familiar o pariente cercano tiene pensamientos suicidas, aborda la cuestión seriamente y contacta con especialistas para que puedan ayudarte. También puedes:

  • Animarle a salir y pasar tiempo con amigos y familiares. Es importante evitar el aislamiento de la persona con tendencias suicidas. 
  • Escuchar lo que dice y observar su comportamiento.
  • Nunca ignores una amenaza de suicidio. 
  • Controla y habla con tu hijo sobre el uso de las redes sociales, especialmente cuando su uso o impacto es negativo. 
  • Ayúdale a sentirse bien y llevar un estilo de vida saludable comiendo sano, haciendo deporte, durmiendo regularmente, etc. 

¿Cómo actuar con una persona adulta que tiene pensamientos suicidas?

  • Recuérdale que no está solo. 
  • Busca a un amigo, familiar o a un terapeuta especialista para trasladarle sus inquietudes. 
  • Habla claramente sobre el suicidio y exprésale tu preocupación. Escúchale. 
  • Acepta sus sentimientos, sin hacer juicios. 
  • No cuestiones si el suicidio es la solución o no hables sobre el valor de la vida, simplemente acércate y demuéstrale que estás a su lado para apoyarle. 
  • No prometas confidencialidad e intenta tranquilizarle. 
  • Busca ayuda entre familiares, amigos cercanos y también en la psicoterapia. 

¿Necesitas ayuda profesional?

Prevención del suicidio 

Los pensamientos suicidas son complicados y, cuando se llevan a cabo, trágicos. Sin embargo, es posible prevenirlos conociendo diferentes señales de advertencia, sabiendo cómo actuar o haciendo terapia con psicólogos expertos. 

Tipos de terapia para prevenir el suicidio

La ayuda de psicólogos expertos puede beneficiar a las persona con tendencias suicidas o que han cometido un intento de acabar con su vida para evitar que vuelvan a intentarlo nuevamente. 

Desde nuestro enfoque integrador con diferentes técnicas, en Aila Psicología ayudamos a la persona a que aprenda a gestionar de una manera más adaptativa aquellas situaciones o experiencias que le han causado inestabilidad emocional. 

También es posible realizar una terapia dialéctica conductual, especialmente en casos de intentos de suicidio en adolescentes o adultos con trastornos de la personalidad, problemas mentales, etc. Como psicólogos, con esta terapia buscamos que la persona sea capaz de reconocer sentimientos o acciones arriesgadas para sobrellevarlas y evitar el riesgo de suicidio.

Por último, desde Aila Psicologia nos gusta remarcar la importancia de las familias y las personas más cercanas como elementos del proceso de rehabilitación y prevención del suicidio. 

Los familiares y amigos son quienes mejor conocen a la persona con tendencias suicidas, su entorno y emociones. Por eso deben contribuir a la terapia e incluso formar parte de las mismas o buscar ayuda a través de entidades y asociaciones para saber cómo actuar y sentirse también acompañados en este tipo de circunstancias traumáticas. 

1 comentario en “Suicidios en España: una realidad latente en la que trabajar con psicología y prevención”

  1. Pingback: ¿Cómo ayudar a una persona con depresión? | Aila Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + diez =

Scroll al inicio
Ir arriba
¿Necesitas ayuda?