Qué es la violencia vicaria

Violencia vicaria: Qué es, tipos y cómo denunciar

La violencia vicaria está considerada como la más cruel y despiadada porque involucra a los hijos de la mujer, provocando un gran dolor e impacto emocional en ella. En este post, queremos aclarar algunas de las dudas más habituales sobre la violencia vicaria.

¿Qué es la violencia vicaria?

La violencia vicaria es una forma de violencia machista e intrafamiliar en la que los hijos e hijas de las mujeres víctimas de violencia de género, así como los menores sujetos a su tutela, guarda y custodia, son víctimas directas de este tipo de violencia

A menudo, los niños son lo más querido y más importante para una madre y precisamente por ello el agresor o maltratador los utiliza para hacer daño. Los hijos pueden sufrir una violencia directa o indirecta, o quedar afectados al observar el maltrato que padece su madre. 

El ánimo del padre de causar daño a su pareja o expareja a toda costa supera cualquier afecto que pueda sentir por sus propios hijos/as. En estos casos, el maltratador busca un control absoluto y coacción de la pareja o ex pareja, utilizando a sus seres queridos.

Por tanto, hablamos de un tipo de violencia indirecta que sufren los más desprotegidos: los niños.

Significado de la violencia vicaria

¿Por qué se llama violencia vicaria? El concepto vicario hace referencia a la sustitución o reemplazo de un individuo por otro en el ejercicio de una función o en la vivencia de una situación. En la violencia vicaria, se sustituye a una persona por otra para ejercer la acción, en este caso a las hijas o los hijos a quienes se maltrata o asesina para dañar y destruir la vida de la madre.

Es decir: la persona que sufre la agresión directa sería la sustituta de la persona sobre la que realmente se quiere infringir el dolor. Una víctima colateral.

¿La violencia vicaria se engloba dentro de la violencia de género?

. La violencia vicaria es violencia de género en tanto que el objetivo es la mujer. 

Signos y ejemplos de violencia vicaria

Cuando nos encontramos ante uno o varios de los siguientes síntomas, podemos estar ante una situación de violencia vicaria:

Tipos de violencia vicaria

Esta forma de violencia machista puede darse de múltiples maneras, ya sea a nivel de maltrato físico o psicológico, privación de necesidades básicas, o incluso abusos sexuales. Además, el maltratador también puede actuar de forma violenta utilizando cosas u objetos. En algunos casos,  puede llevar incluso a la muerte al menor, como homicidio o asesinato premeditado.

Son especialmente graves los casos de quienes dañan a sus hijos o hijas para hacer daño a una expareja, fenómeno que incluso ha dado lugar a escándalos como el asesinato de niños o niñas a manos de su padre o madre.

Signos y ejemplos de violencia vicaria

¿Es lo mismo que el parricidio?

No. El parricidio es un delito que consiste en matar a un familiar, en especial al padre, a la madre, a un hijo o al cónyuge. La diferencia entre ambos tipos de violencia es que, en el caso de la violencia vicaria, se ejerce exclusivamente contra la mujer para provocarle dolor.

Datos sobre la violencia vicaria en España

Los datos sobre la Violencia Vicaria en España asustan. Solo en 2021, murieron siete menores como consecuencia de la violencia vicaria. Desde el año 2013, según el Ministerio de Igualdad, un total de 47 niños y niñas -teniendo en cuenta solo a los menores- perdieron la vida a manos de varones que ejercían violencia machista contra sus madres. 

Por otro lado, en 2019 se realizó la Macroencuesta sobre la Violencia contra las Mujeres, que determinó que un total de 1.678.959 menores viven en hogares en los que la mujer sufre algún tipo de violencia por parte de su pareja. De ellos, 265.860 niños conviven en entornos de violencia física o sexual explícita.

Cómo denunciar la violencia vicaria

Ante cualquier signo o situación de violencia vicaria, es fundamental interponer una denuncia. Este es el principal instrumento para acabar con esta lacra social que involucra a las víctimas y sus familias.

¿Cómo se hace? Tramitar una denuncia por violencia vicaria se realiza de la misma manera que se interpone una denuncia por violencia de género.

Si tienes dudas y no sabes qué puedes hacer, recurre siempre al teléfono 016, un servicio de información y asesoramiento jurídico gratuito y confidencial donde te podrán asesorar. 

Si eres menor de edad, también puedes denunciar llamando a ANAR, al número de teléfono 900 20 20 10.

Y si presencias un caso de violencia de género grave, no dudes en llamar al número de emergencias sanitarias 112.

¿Necesitas especialista en terapia en violencia de género? En Aila Psicología te ayudamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
¿Necesitas ayuda?