Tipos de trastornos por disociación

Tipos de trastornos disociativos: qué son y cuáles son los más comunes

En los últimos años, la salud mental está cogiendo más protagonismo que nunca. No significa que antes no existiera. Siempre ha habido problemas de salud mental, pero lo más habitual era ocultarlos o no hablar de ello. Sin embargo, quizás por el entorno de la pandemia mundial que hemos vivido, la concienciación y la importancia de promover la salud mental está cogiendo fuerza a nivel social.

A menudo se habla de ansiedad o depresión, padecimientos muy comunes relacionados con la salud mental. Pero no sucede lo mismo con otros trastornos más anónimos como los trastornos disociativos, que con un gran impacto en la vida de las personas que lo padecen.

Desde Aila Psicología, con este post queremos arrojar luz sobre esta tipología de desórdenes muy estudiados y conocidos en el mundo de la terapia de psicología, pero totalmente extraños y desconocidos para la sociedad en general.

Principales tipos de trastornos disociativos

El Manual Diagnóstico y Estadístico DSM-5 de los Trastornos Mentales reconoce los tipos de trastorno disocial que mencionamos a continuación.

Amnesia disociativa

Caracterizada por olvidar información importante, generalmente de naturaleza traumática. Uno de los síntomas principales de la amnesia disociativa, tal y como su propio nombre indica, es la pérdida de memoria en un sentido grave y que no tiene su causa en una enfermedad en concreto.

Los pacientes con este tipo de amnesia no recuerdan acontecimientos sobre ellos mismos, personas cercanas o periodos de tiempo relacionados con un momento traumático. Es un estado que aparece de forma repentina y puede durar minutos, horas, e incluso meses o años.

La amnesia disociativa puede tener distintas causas pero suele estar vinculada a un hecho traumático o estresante, como por ejemplo haber sufrido abusos sexuales en la infancia. La amnesia disociativa provocada por el estrés o trauma de un acontecimiento de tal calibre da lugar a la incapacidad de recordar información personal relevante.

abusos sexuales en la infancia

Trastorno de identidad disociativo (TID)

Caracterizado por la presencia de dos o más estados de personalidad. Es conocido popularmente como trastorno de identidad múltiple, puesto que el paciente siente la presencia de dos o más personas que hablan o viven en su cabeza de forma alternativa.

Estas personas acostumbran a padecer también amnesia disociativa, por lo que un síntoma habitual del trastorno de identidad disociativa es la dificultad para recordar cosas de la vida cotidiana, información personal importante o traumas y acontecimientos estresantes.

Aunque el origen del trastorno de identidad disociativo depende de cada caso, suele aparecer en personas que durante la infancia han vivido algún tipo de trauma o evento traumático que les causó estrés y tensión emocional.

Trastorno de despersonalización / desrealización

Caracterizado por la experiencia persistente de distanciamiento o de ser un observador externo de los propios procesos mentales o del propio cuerpo. O en el caso de desrealización, experiencia de irrealidad o distanciamiento respecto al entorno.

Tener un trastorno de despersonalización o desrealización implica sentir desconexión con uno mismo, observar las propias acciones, sentimientos y pensamientos desde la distancia, como si de una película se tratase.

También es posible que se perciban en la distancia o borrosas algunas personas o cosas, el tiempo puede transcurrir lenta o rápidamente y el mundo en general parece irreal. Los síntomas pueden durar solo unos instantes o ir y venir a lo largo de los años.

Trastorno disociativo no especificado

Clasificación reservada para los trastornos caracterizados por un síntoma disociativo, pero que no cumplen los requerimientos de clasificación de los otros trastornos.

Un elemento clave en el diagnóstico de estos padecimientos, es que en todos los casos se mantiene el sentido de realidad.

¿Necesitas ayuda profesional?

Psicología para adultos

El primer paso antes de llevar a cabo un tratamiento para trastornos disociativos es, evidentemente, la realización de un diagnóstico para identificar el tipo de diagnóstico del paciente.

Una vez realizado el diagnóstico por lo general el tratamiento para los trastornos disociativos combina psicoterapia y medicamentos.

La psicología para adultos es la terapia principal para el tratamiento de este tipo de trastornos. Mediante la conversación y asesoramiento, los psicólogos ayudamos a la persona a hablar de su trastorno, los problemas relacionados con el mismo y trabajamos juntos en ello para entender el trastorno y aprender a afrontar situaciones de estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − nueve =

Scroll al inicio
¿Necesitas ayuda?