secuelas en adultos víctimas de abusos sexuales

¿Cuáles son las secuelas en adultos víctimas de abusos sexuales en la infancia?

Cualquier tipo de abuso sexual deja huella en una persona. La culpa, la vergüenza, el miedo y otro tipo de secuelas son frecuentes en adultos víctimas de abusos sexuales en la infancia. 

Como expertos en abusos sexuales, en Aila Psicología sabemos que un niño que sufre abuso infantil queda marcado para toda la vida, también durante su etapa adulta. Hacer terapia psicológica no borrará el suceso de la memoria, pero puede ayudar a superarlo y conseguir vivir una vida libre de miedo, culpa o vergüenza, algunas de las secuelas más habituales, y de las que hoy queremos hablar.

Secuelas emocionales en víctimas de abuso sexual

Cada adulto víctima de un abuso sexual infantil vive este suceso traumático de una forma muy personal y diferente. 

La reacción ante el mismo y las secuelas que deja pueden variar en función del carácter de la persona, la edad que tenía cuando sufrió los abusos, si la agresión tuvo origen en el entorno familiar o no, si fue persistente o puntual… Con todo, hay una serie de secuelas del abuso infantil en el  adulto que los psicólogos podemos detectar.

Desconfianza

Hemos comentado alguna vez en este blog que la mayoría de abusos sexuales tienen lugar en el entorno familiar, por personas que conocen al menor y tienen cierto poder o autoridad sobre el mismo. 

Que el adulto agresor sea una figura de autoridad tiene una consecuencia principal con nombre propio: la desconfianza que crece en el interior del niño y que, indudablemente, tendrá consecuencias en su autoestima, miedos, etc. 

Problemas sexuales

Haber sufrido abusos sexuales de pequeño también puede generar problemas con la propia sexualidad o para tener relaciones. 

Hay mujeres que o bien huyen de las relaciones sexuales o llegan a tener conductas de riesgo, incluso hay más probabilidad de revictimización, es decir, de que también sufran abusos cuando sean adultas. 

En el caso de los hombres adultos que han sufrido abuso de niños, pueden presentar falta de satisfacción en el sexo, alteración de la líbido o incluso problemas de identidad sexual.

El “efecto durmiente”

En algunas ocasiones, el niño que sufrió abuso sexual aparentemente olvida este hecho traumático, como si nunca hubiera sucedido. Sin embargo, los traumas siempre suelen salir a la luz antes o después y es entonces cuando se produce el efecto durmiente, es decir, un hecho que no se asimila de inmediato o en su momento, provoca mayores consecuencias y un impacto más grave pasado un tiempo. 

En algunos casos, este “efecto durmiente” puede provocar otros comportamientos con consecuencias negativas para el adulto que fue abusado de niño, tales como el consumo de drogas o un abuso del alcohol.

abusos sexuales en la infancia

Secuelas emocionales a corto y largo plazo

En el estudio Secuelas emocionales en víctimas de abuso sexual en la infancia, sus autores E. Echeburúa y P. de Corral, también ponen el foco en las secuelas emocionales en las víctimas de abuso sexual, haciendo especial distinción entre las consecuencias a corto plazo y las consecuencias a largo plazo.

Consecuencias a corto plazo

Si la víctima es muy pequeña (menos de 3 años, por ejemplo) puede presentar estrategias de negación del abuso. En el caso de niños más mayores es habitual el sentimiento de culpa y vergüenza. 

Consecuencias a largo plazo

Aunque suelen ser más difusas, existen y algunas de estas secuelas en adultos víctimas de abusos sexuales en la infancia ya las hemos mencionado anteriormente: 

  • Problemas a nivel sexual: disfunciones, problemas para disfrutar del acto, etc. 
  • Depresión.
  • Trastorno de estrés postraumático.
  • Un control inadecuado de la ira que en los hombre se expresa a través de la violencia hacia al exterior y en las mujeres con conductas autolesivas o autodestructivas.

¿Qué hacer para afrontar las secuelas de abuso infantil en adulto?

En muchos casos, lo más difícil es hablar de la agresión y reconocer que durante la infancia la persona fue víctima de abusos sexuales. Sin embargo, hacer terapia con expertos en abusos sexuales hace que las víctimas no pasen solas por este trauma.

Un psicólogo o una psicóloga puede ayudar a procesar los hechos traumáticos vividos en la infancia, mejorando la salud mental del adulto y ofreciéndole un mayor bienestar y felicidad. Ser víctima de abuso infantil deja huella en las personas, pero no las define y, con ayuda, se puede superar. Expertos en psicología para adultos.

¿Necesitas ayuda profesional?

2 comentarios en “¿Cuáles son las secuelas en adultos víctimas de abusos sexuales en la infancia?”

  1. Pingback: Tipos de trastornos disociativos » Aila Psicología

  2. Pingback: ¿Cómo superar un trauma de abuso? » Aila Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + trece =

Scroll al inicio
¿Necesitas ayuda?