depresion postvacacional

La depresión postvacacional: qué es, síntomas y cómo combatirla

Septiembre, para una gran mayoría de personas, es sinónimo de dar las vacaciones por finiquitadas, de volver a la rutina, de regresar al trabajo. Y abordar esta situación no siempre es sencillo tras haber disfrutado de un período de ocio y descanso como son las vacaciones de verano. Es por eso que el síndrome de depresión postvacacional se está convirtiendo en un problema común en buena parte de la sociedad.

¿Qué es la depresión postvacacional?

La depresión o síndrome postvacacional no es una enfermedad como tal. Se define como el conjunto de síntomas que puede padecer un trabajador al reincorporarse a su puesto de trabajo, como por ejemplo nerviosismo, inquietud, estrés, malestar, desgana y apatía…

Se trata de un trastorno adaptativo que lo padecen aquellas personas que finalizan un periodo de descanso más extenso de lo habitual y que no son capaces de volver a su antigua rutina.

¿Por qué se produce?

El síndrome postvacacional es fundamentalmente una reacción de nuestro sistema nervioso ante una situación que nos produce estrés, como puede ser en este caso un cambio brusco de hábitos y la vuelta a la rutina

Al desconectar y cambiar tanto el chip en vacaciones, el regreso al trabajo, el estrés y el día a día nos genera cierto rechazo, pereza y apatía, lo que da lugar a la no bienvenida depresión postvacacional.

¿Cuánto dura el síndrome postvacacional?

Depende de cada persona, pero suele durar de 2-3 días hasta 21 días, que es el periodo natural para adaptarse a un cambio o convertirse en un hábito. 

En general, siendo un período inferior a 15 días, no debe ser preocupante, puesto que se trata de una adaptación al entorno normal, algo habitual. No obstante, si sientes que el malestar persiste, es recomendable contactar con un psicólogo especialista o empezar terapia para evitar desarrollar trastornos de ansiedad o depresión.

Síntomas de la depresión postvacacional

Como decíamos, volver a la normalidad puede suponer un vaivén de síntomas de la depresión postvacacional, variantes en función de su intensidad. 

Como psicólogos expertos, en casos que hemos tratado de pacientes con este padecimiento, destacamos que la sensación más habitual es la de sufrir estrés o ansiedad. Sin embargo, este regreso a la rutina también puede provocar:

Si te has incorporada a la rutina después de un tiempo asueto y te sientes identificado con estas señales, no dudes en contactar con el equipo de Aila Psicología para que podamos ayudarte mediante terapia online o presencialmente Online.

¿Quiénes lo sufren más?

Por lo general, las mujeres son más propensas a padecerlo, ya que afecta más a personas cargadas de obligaciones familiares y que tengan personas a las que cuidar. Pero todo depende del carácter y las circunstancias personales de cada uno. Así, serán más proclives a sufrir depresión postvacacional las personas que tienen vulnerabilidad psicológica, quienes vuelven a un entorno laboral hostil, aquellos que toleren peor la frustración…

Cómo superar la depresión postvacacional

¿Por qué es importante tratar el síndrome postvacacional?

Las vacaciones son un auténtico oasis de libertad, alegría, paz, descanso y felicidad. Y la realidad de la vuelta al trabajo, a la rutina, puede ser muy dura, más de lo que nos gustaría. Es por esto que puede surgir el estrés postvacacional o incluso derivar en una depresión postvacacional. Al respecto, acudir a un psicólogo puede ser una buena opción para entender de donde proceden esos sentimientos y sensaciones, y empezar a tratarlos.

Cómo superar la depresión postvacacional

Aunque, como decíamos, lo más recomendable es ponerse en manos de psicólogo especialistas, hay toda una serie de consejos y recomendaciones que te ayudarán a evitar esta depresión pasajera, y sobrellevarla de la mejor manera posible:

En algunos casos, además, si el afectado tiene depresión o ansiedad es posible que también se someta a un tratamiento farmacológico, preescrito por un profesional. 

Conclusión

El síndrome de depresión postvacacional se está viendo incrementado en los últimos años a causa de la disonancia entre la satisfacción y la desconexión que se produce en el período vacacional en contraste con la vuelta al trabajo. También, por una mayor resistencia en el período de adaptación a un momento de cambio.

No obstante, este síndrome de depresión postvacacional no es un trastorno, sino que se trata de un síntoma. Habitualmente, como decíamos, dura dos o tres días, pero en personas con patologías previas, como depresión o ansiedad, o por otras circunstancias o tipo de carácter, se puede alargar y con consecuencias negativas para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

Scroll al inicio
Ir arriba
¿Necesitas ayuda?